D
H
M
S

Se realizó clase de Yoga gratuita en el Gimnasio Alamedas

Tabla de contenidos

Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente
Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente

La instructora lagunera Jessica Alderete, residente de Denver, Colorado, impartió ayer una clase máster de Yoga para Principiantes en el Gimnasio Alamedas de esta ciudad, bajo la organización del Instituto Municipal del Deporte, dirigido por el Lic. Héctor Gaytan Mc Gregor.

Fue el director del IMDT quien dio la bienvenida a las asistentes a la Clase Muestra y adelantó que a partir de la fecha se impartirá cada 15 días una clase de esta milenaria disciplina en dicho Gimnasio.

La instructora Jessica Alderete dio la bienvenida a los participantes con este significativo mensaje:

"Hoy mi corazón está lleno de alegría".

En seguida dijo que la intención de la clase iba dirigida hacia el Amor propio, pues nos olvidamos de:

"Dar amor a nosotros mismos, no nos damos tiempo para nosotros mismos".

Recalcó:

"el Amor propio es decidirse a regalarse una hora de su tiempo para estar presentes aquí y para demostrarnos a nosotros mismos; sino nos proponemos objetivos en nuestra vida antes de iniciar la práctica del Yoga no podremos disfrutar de la misma".

Sugirió a los asistentes a la clase que pronunciaran en silencio: "Yo me amo tal cual soy". Aconsejó pronunciarla y recordarla durante la clase muestra de Yoga.

Antes de iniciarla repartió cartas con frases de pensadores célebres a especie de recordatorio para que los asistentes la leyeran y recordaran su contenido. Consideró que la tarjeta repartida era un recordatorio de lo maravilloso que somos como personas.

El tema de una de las cartas era La sencillez de la suerte de BUDA:

"Ayudar a nuestros padres y madres, amar a nuestros maridos, mujeres e hijos y tener un sustento sencillo: Ese es la buena suerte".

En seguida los asistentes realizaron un calentamiento previo con diversas posturas, entre ellas una de equilibrio conocida como la postura del Árbol, la cual debería tomarse como ejemplo en nuestra vida.

Explicó que el secreto para lograr la postura de equilibrio era necesario conectarse con un punto fijo. Al final de la clase sugirió pronunciar: "Yo soy Amor, yo soy Luz y yo soy vida".

La clase concluyó con unos minutos de relajación y la aplicación de aceite en la frente. Su mensaje final fue:

"Me llevo el corazón lleno de felicidad por haber compartido con Ustedes. Y no olviden que el Yoga es para todos".

Compartir Nota:

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Noticias Recientes
Categorias

Suscríbete

Purus ut praesent facilisi dictumst sollicitudin cubilia ridiculus.

Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente
Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente