fbpx
Encuéntranos en

Llegó a su fin la Jornada 7 de la Liga MX

Quizá nadie ha podido contestar la pregunta que no deja de dar vueltas por nuestras cabezas después del fin de semana de futbol en la Liga MX: ¿Cómo lo hicieron?

El balón, en la Jornada 7, fue la envidia de miles. Porque vivió en primera fila la genialidad de los “artistas” que encantan el futbol mexicano.

Empezamos el viernes con el líder, Rayados de Monterrey. El partido en Morelia estaba encadenado por el cero en el marcador. Y tuvo que ser un genio, dueño de decisiones impredecibles y espectaculares, el que rompió los candados. Rogelio Funes Mori sacó un cohete desde su pierna derecha. Desde una zona impensada de la cancha. El rayo del delantero fue a dar al ángulo, dejando a Sebastián Sosa, un atajador incansable, atado de manos. Golazo del argentino.

En aquel partido, un joven aprendiz de las maravillas de lo impredecible, Carlos Rodríguez, entró al partido a quebrar la resistencia que Monarcas opuso con gallardía al líder. Primero le filtró una pelota a Jesús Gallardo para otro gol de Funes Mori. Y, al final, con un remate en el área, Rodríguez hizo su primer gol en la Liga y le dio el triunfo a sus Rayados. Su futuro es brillante.

El sábado, en el norte del país, André-pierre Gignac nos dio otra muestra de su inagotable manual de definiciones. Lo hemos visto volar, hacer goles “kilométricos”, usar la cabeza, bombear el balón y cualquier cosa que dicte su imaginación. Este fin de semana, el francés decidió rematar de espaldas, con un taquito a uno de los ángulos inferiores de la portería. Golazo originado en una jugada colectiva de casi 20 pases. Gignac, lo que no es novedad, puso de pie a todos, simpatizantes y rivales. Tigres venció a Necaxa en un espectacular 3-2.

Guanajuato fue testigo de otra sublime actuación de Ángel Mena. El jugador ecuatoriano vive un momento soñado en el futbol mexicano. Ahora ante el Toluca, el volante del León, volvió a hacer un doblete y asistió a José Juan Macías. Dosis que ya había recetado en la capital del país ante el América. El tercer gol de Mena, dejando a Maidana vencido y a Talavera fuera de combate, es una joya. Está intratable el jugador esmeralda.

Y, finalmente, en Guadalajara, en el marco del apasionante Clásico Tapatío, observamos a un joven poner a sus pies un estadio. Alexis Vega, refuerzo de las Chivas, ya anotó con la playera rojiblanca. Lo hizo ante un archirrival convirtiendo un triplete. Su claridad frente al marco fue asombrosa, atacó con talento los espacios, mostró potencia física, que la portería la tiene tatuada en la mente y que su romance con la afición rojiblanca tiene un futuro prometedor. El hat-trick de Alexis está en boca de todos.

Así fueron las increíbles actuaciones que algunos jugadores nos dejaron ver este fin de semana producto del talento, la técnica, el buen nivel futbolístico o, quizá, simplemente, llamémosle magia.

Anuncio

Más en