fbpx
Encuéntranos en

La afición lagunera no se dejó intimidar por el líder del torneo

La afición lagunera no se dejó intimidar por el líder del torneo

Todas las localidades del Estadio Corona fueron vendidas tal como lo oficializó el Club un día antes del encuentro y para muestra, el abultado número de aficionados que ya llegaban al recinto horas antes de arrancar el encuentro.

Otro presagio que se hizo efectivo fue la presencia de la afición cementera que en su arribo a la Ciudad de Torreón, en el Aeropuerto Francisco Sarabia advertían a los seguidores Guerreros una supuesta invasión azul.

Ya acomodados en sus asientos, en algunos sectores del graderío las camisetas azules opacaban a las locales, aunque en su mayoría estaban dispersos a lo largo de todo el estadio.

Durante el primer tiempo los aficionados albiverdes se hicieron escuchar para mostrar superioridad contra el adversario, ovacionando al campeón entre aplausos y abuchearon a los visitantes en su salida del campo.

Algunos aficionados levantaron sus banderas a rayas verdes y blancas entre la multitud que permaneció sentada en los lapsos del partido donde no había emoción, como los momentos que el árbitro concedía para que ambos equipos se hidrataran.

Justo cuando Santos comenzó a tener más llegadas al arco rival, sus aficionados comenzaron a animar al equipo entonando “Dale campeón” aplaudiendo con las manos alzadas, sin embargo pronto cayó el gol de los cementeros y finalizó con grato momento.

No tuvieron que esperar tanto para volver a los festejos. Con la anotación de Santos el estadio estalló a gritos y lluvia de vasos con cerveza.

Al finalizar el partido se pudo escuchar como la afición local entonó el nombre de Guillermo Ochoa para meterse con el guardameta Jesús Corona. La cifra oficial de asistentes fue que acudieron al Estadio Corona fue de 28,460 siendo la mejor entrada del actual torneo.

Más en