fbpx
Encuéntranos en
-

Triunfa Guillermo Hermoso de Mendoza en Lerdo

[su_slider source=”media: 139563,139562,139561,139560,139559,139558,139557,139556,139555,139553,139551,139550,139549,139548,139547,139546,139545,139544,139543,139542,139541,139540,139539,139538,139537,139536,139535,139534,139533,139532,139531,139530,139529,139528,139527,139526″ limit=”40″ width=”800″ height=”600″ title=”no” autoplay=”2500″ speed=”500″]

Con una muy buena entrada en el tendido, se llevó a cabo el festejo mixto en la plaza de toros “Alberto Balderas” de Ciudad Lerdo, resultando triunfador el rejoneador español Guillermo Hermoso de Mendoza, hijo de la leyenda Pablo Hermoso de Mendoza.

Se lidiaron novillos de La Estancia para rejones, de Boquilla del Carmen para el novillero y uno más de regalo para el mismo novillero de la ganadería de casa Arturo Gilio, todos de buena presencia y buen juego, destacando el segundo y el de regalo.

Abrió plaza el novel rejoneador español, toreando a la grupa, deja dos rejones de castigo, destacando en banderillas con dos recibiendo al quiebro, con el rejón de muerte se va hasta el fondo, un poco contrario sin el efecto deseado, recurriendo al descabello, se va entre palmas. Con su segundo, un toro que se empezó hasta después del rejón de castigo, lo lleva mejor toreado a la grupa, con banderillas prende al tendido al ejecutar dos pares a dos manos, no sin antes pasar apuros cuando el toro se paró e hizo por él pegado a tablas, deja el rejón de muerte entero, algo trasero y cae el astado al segundo intento de descabello, corta una oreja.

Turno para el novillero debutante con picadores en su tierra Arturo Gilio II, hijo del gran matador lagunero del mismo nombre, saluda a la verónica y tras breve puyazo hace vistoso quite por saltilleras y gaoneras. Inicia su faena de rodillas, rematando con una “arrucina” de hinojos, el novillo mete bien la cara por ambos pitones, quedando un poco corto por izquierda, pero el joven lagunero lo templa bien, cierra con manoletinas y una estocada entera pero tendida, tras tres descabellos se va entre palmas. Con su segundo enemigo tuvo pocas opciones, ya que iba rebrincado y con embestida brusca, deja media estocada y recurre al descabello y se va con palmas. Regala un novillo de la ganadería de la casa, dejando ir el triunfo en una faena meritoria y de valor, iniciando con un péndulo y un pase por la espalda, deja buenos derechazos ante el bravo novillo, que ya había dado un tumbo al picador, realiza bernadinas y el novillo lo levanta por los aires, se tira tras el acero y después de un metisaca y un pinchazo, el novillo le da una paliza que lo deja semi inconsciente, regresa para dejar tres cuartos de espada y un descabello, que le otorga de premio la vuelta al ruedo.

Plaza de Toros “Alberto Balderas” de Ciudad Lerdo, casi lleno.

  • Guillermo Hermoso de Mendoza (a la usanza portuguesa obispo y oro ) palmas, una oreja.
  • Arturo Gilio II (marino y plata) palmas, palmas y vuelta al ruedo en el de regalo.

Más en

-