Duelo de volteretas

Con las mañanitas que cantaba el rey David así fue como empezó el juego correspondiente a la séptima fecha entre los Vaqueros de las Cuevas y los Osos de Monterrey, ya que Edwin Apolinar estaba de manteles largos al cumplir  un año más de vida.


Con la tarde perfecta para un juego de beisbol todos los integrantes de los dos equipos se colocaron en su lugar perfecto para que  los vaqueros recibieran a los osos que venían de ganar en  casa,   con los nervios en contra por parte de monterrey, puesto que no se hicieron presentes algunos jugadores estelares, empezó la primera entrada en donde se observo que los osos no necesitaban a los “titulares” para meter dos carreras, las cuales fueron por los nenes peligrosos (Oziel y Damián), para la siguiente entrada los vaqueros descontaron al sumar una carrera.

En el cierre de la entrada tres fue muy bueno por parte de los vaqueros ya que se adelantaron en el marcador por 2, pero eso no fue un impedimento para que Vladimir de los osos en la siguiente entrada adelantara el marcador para los locales, que posteriormente se verían de nueva cuenta abajo.

Luego de que el marcador se estuvo moviendo a largo de las entradas y observar como el entrenador de Osos cambiaba de pícher en varias ocasiones, por la mala actuación de estos ya que golpearon a mas de un jugador, se termino el juego con todos los espectadores al filo de la butaca puesto que el juego regreso a favor de los osos en la última entrada para dejar a los vaqueros tendidos en el terreno de juego y que la pizarra indicara un 7 a 6 con una victoria más para los Osos de monterrey.
{jcomments on}