No más Komandante

Tengo 37 años de edad, desde los 12 años soy Santista, es decir llevo 25 años de ser Santista, en los últimos 24 años sólo he faltado a 10 juegos en el Corona, y 17 años de ser uno de los líderes de la porra de Sol Plateas, y 10 años vestido del Komandante.


Empecé a ir los juegos desde 1987 en la segunda división, cuando éramos muy pocos los aficionados Santistas, Ahí empezaron los sueños; el sueño de subir a primera, el sueño de ser la mejor afición, el sueño de no descender, el sueño de tener un Santista en la selección, el sueño de calificar a una liguilla, el sueño de ser campeón, el sueño de no desaparecer, el sueño de volver a ser campeón, el sueño de tener un estadio nuevo.

Todas esas ilusiones se cumplieron, algunas de ellas hasta varias veces, en ese tiempo por mi club han pasado jugadores, entrenadores, directivos, dueños, televisoras, comentaristas, y ahora hasta aficionados. Unos se van, otros se quedan, unos regresan, sin embargo lo que siempre he visto es crecimiento, el Santos siempre camina hacia arriba, a pesar de las adversidades siempre somos más.

Hoy le doy gracias a todos por tantas experiencias vividas, malas, buenas, regulares, de todas. Hoy de frente a ustedes les comparto uno de mis sueños más anhelados de los últimos años, volver a ser un Santista normal, uno que llega al estadio y disfruta de su equipo sentado en su butaca, sin máscara y con mi camisa del Santos apoyando a mi equipo tal cómo lo hacía desde los 12 hasta hasta los 20 años.

Hoy les comunico a ustedes afición, que he tomado la decisión del colgar la chaqueta verde olivo y el pasamontañas, me hago a un lado para que esta nueva generación de aficionados sea la que le de rumbo y dirección a las tribunas de nuestro nuevo estadio.

Este torneo de clausura 2011 será mi último torneo como líder de porra, el partido de hoy contra Puebla será mi último partido, ahí simplemente me quitaré el pasamontañas y la chaqueta en frente de todo el público y me pondré la camisa del Santos, eso es a lo único que aspiro como despedida.

Había planeado hacerlo en una rueda prensa, con un libro de experiencias vividas y personalidades importantes para mi como ex jugadores, jugadores, aficionados simbólicos, líderes de otras porras, etc; pero es mejor así.
{jcomments on}