Orden y contundencia: Las claves

Santos y Cruz Azul se enfrentaban por tercera ocasión en este año con un saldo de dos derrotas con Cocca en el banquillo, a Santos le urgía la victoria.

Santos saltó a la cancha convencido de ganar

De nueva cuenta el técnico argentino apeló a su propuesta ofensiva para mandar a sus once hombres al terreno de juego, reflejándose en ello la necesidad de marcar goles que condujeran al triunfo. Cierto es que existían bastantes dudas sobre la eficacia de tal idea táctica, dado que el saldo de Cocca en México era de cero victorias.

La defensa se mostró sólida sacrificando la salida por la banda izquierda

Al igual que en el partido en contra de Morelia, el argentino optó por mandar a la cancha a la misma línea de cuatro defensores, colocando un muro formado por Baloy y Figueroa, quienes colaboraron sobremanera para mantener su tanteador en ceros sin dejar de lado las labores de los laterales Estrada y Morales, quien en esta ocasión sacrificó la salida por la banda izquierda con el objeto de mantener el orden en dicho sector.

En medio campo se reflejó la idea ofensiva impuesta desde el banquillo santista, situando en bandas a un delantero nominal como es Ruiz, y a Cárdenas; quien gusta (y así lo realizó durante el encuentro) de proyectarse hacia al frente teniendo el control del balón para su posterior distribución.

“Chato” cobijó a Toledo para acaparar la posesión en media cancha

En esa misma línea de cuatro mediocampistas Rodríguez desempeñó una valiosa labor como escudo, “cobijando” y teniendo el apoyo del juvenil lagunero Toledo, quien posee características bastante similares a las del camisa cincuenta y ocho, lo cual provocó una excelente función de recuperación y de distribución predominantemente hacia las bandas.

Quintero se movió con libertad en la zona de tres cuartos de cancha, teniendo en esta ocasión como referente al lagunero Peralta, quien a diferencia del partido anterior trató de fungir como delantero centro marcado durante todo el partido por la central cementera, generando así pocas oportunidades claras de gol.

Cabe destacar en este renglón la participación del colombiano, quien anotó el primer gol y colaboró al provocar un cobro desde los once pasos, mostrando en el encuentro sus ansias por conseguir el triunfo y su intención de hacer daño con el balón en los pies.

Respecto de los cambios enviados desde la banca lagunera, cabe señalar que los mismos provocaron un desorden paulatino, llegando al absurdo de contar en el terreno con cuatro defensores centrales nominales, como es el caso de Álvarez, Figueroa, Baloy y Santiago; para fortuna de Cocca, Cruz Azul no aprovechó tal situación.

Meza arrancó con una formación conservadora

Del lado del banquillo cementero, el “Profe” Meza también mandó a la cancha una formación bastante ofensiva. Empleó una línea de cuatro defensores con dos centrales algo deficientes (de lo que ha adolecido el equipo cementero desde hace ya varias temporadas) y dos laterales con poca salida, aunque con el posterior ingreso de Chávez por derecha el ataque azul se dio mayoritariamente por tal banda.

El medio campo estuvo bien cubierto por el Pineda y Palau acompañados más adelante por el argentino Giménez, quien fungió como un generador de juego o volante creativo pero que fue anulado en varias ocasiones por el bloque santista.

Morales y Estrada se dedicaron a frenar los avances de los Cementeros

En el ataque se cristalizó la propuesta ofensiva cementera, con un delantero centro nominal y fáctico, y dos extremos bastante veloces, como es el caso del chileno Droguet y del juvenil Aquino, quienes fueron abastecidos de balones de parte de sus laterales y centrocampistas aunque no pudieron aprovechar sus cualidades debido a la excelente labor de marcaje de Estrada y Morales.

Cocca logró que su equipo se acoplara a su idea

Santos dio muestra de una firme intención durante todo el cotejo de conseguir el triunfo, fue contundente debido a que realmente se generaron pocas oportunidades manifiestas de gol, y sobre todo, mantuvo un orden táctico (hasta el momento de las modificaciones obligadas por los cambios y la expulsión del camisa veintiocho), que no se había visto en la era de Cocca.


{youtube}ravztfsZ8SY{/youtube}

{jcomments on}