La afición al 100, hasta el 82

Las porras oficiales del Club Santos Laguna (Tribu, Komún y Sol Plateas) no dejaron de apoyar en todo momento, pero el resto de la afición comenzó a desalojar el Nuevo Corona al minuto 37 de la segunda parte.

A pesar de las banderas, el humo, los papelitos y hasta las cumbias en el sonido local, remembrando al viejo amigo Corana, la escuadra de los guerreros dejó inconforme a sus seguidores; quienes terminaron pidiendo la cabeza del técnico Rubén Omar Romano al finalizar ambos tiempos del partido contra los Gallos del Querétaro.

Las pláticas entre directiva y porras fueron positivas, se les dio oportunidad de apoyar como se solía hacer en la antigua casa del dolor ajeno pero no fue suficiente. Antes de arrancar el partido se vivía un ambiente de confianza, la música y el apoyo estaba ahí, hasta el último minuto del primer tiempo  la afición apoyó, fue tras el silbatazo de Chiqui Marco que la gente se metió con el Técnico albiverde.

Para el minuto 37 de la segunda parte, la mayor parte del público que acudió al TSM comenzó a retirarse del inmueble.

{jcomments on}