Primer santo inmortal

En rueda de prensa Jared Borguetti declaró que cuando llegó a la Comarca Lagunera para jugar con Santos tenía miedo, sabía a donde llegaba.

 

 

especial jared

 

{mp3}homenaje jared{/mp3}

 

Jared Borguetti quedó inmortalizado con aquella estampa del cabezazo certero tan polémico que a la postre la dio a Santos su primer título en el balompié nacional, el ex jugador con palabras entrecortadas al momento de pisar la cancha y dirigirse hacia su afición; agradeció a todos y cada uno de los que formaron parte de su brillante carrera.

 

 

Fue a las 18:00 horas cuando con una vestimenta en color negro y con el número 58 plasmado en dorado sobre su pecho y en la espalda su nombre grabado, Borguetti acompañado del presidente del equipo Alejandro Irarragorri apareció ante los medios locales y prensa nacional que se dio cita para el partido de la tarde del sábado.

 

 

“Para mí esa imagen representa muchísimo en mi carrera dentro del futbol, mi primer campeonato con el Santos, creo que tiene mucho significado, es un gol que me marca”, señala.

 

 

El mejor goleador en la historia de la Selección Mexicana destacó que el hecho de que su foto esté al lado de gente importante para la institución es mucho y que este homenaje sólo era cuestión de que los tiempos se dieran.

 

 

 

SALTA A LA CANCHA

 

En una atmósfera totalmente a su disposición por tratarse del jugador contemporáneo más redituable para Santos, media hora antes de que arrancara el partido, Borguetti saltó al terreno de juego esta vez no enfundado en la casaca a rayas horizontales, sino fue en otra faceta, la del retiro y nostalgia mezclada.

 

 

Acompañado de su inseparable esposa Mónica así como de sus hijas, el oriundo de Culiacancito fue recibido por una valla de aficionados y todo el estadio que al grito de Jared, Jared, Jared y en medio de aplausos; Borguetti Echeverría por fin se pudo despedir de las canchas y del futbol profesional con todos los honores que merece un triunfador.{jcomments on}