CARDIACO 1-0

nota-21-novS

 

Durante los 90 minutos del tiempo reglamentario, Santos siempre estuvo jugando al filo de la navaja y fueron muy pocas las llegadas de gol

Santos sufrió para derrotar a Jaguares de Chiapas y con un cobro magistral desde el manchón penal ejecutado por Juan Pablo “Chato” Rodríguez le dio el pase a la semifinal apenas 1-0, marcador global 2-1.

Santos no pudo recuperar a su lateral derecho Jorge Iván “Guty” Estrada quien se resintió de una molestia en el muslo derecho durante el juego de ida en Tuxtla Gutiérrez. Ante este escenario Rafael Figueroa suplió al jugador sinaloense pero no se pudo evitar que el sector derecho del cuadro local se viera disminuido por la falta de efectividad.

Jaguares se paró en el terreno de juego con el firme propósito de nulificar el ataque guerrero, tan es así que los de casa, solamente generaron dos jugadas de gol lo que causó el abucheo de la afición al terminar los primeros 45 minutos.

Los dirigidos por el profe José Guadalupe Cruz le cerraron los espacios al conjunto santista, y lograron el primer objetivo, no recibir gol durante el primer tiempo.

PARTE COMPLEMENTARIA

La tónica del segundo tiempo fue la misma, un Jaguares bien plantado en el terreno de juego decidido a morirse en la raya; con varias aproximaciones al arco santista los “chiapanecos” pusieron en predicamentos la meta lagunera.

Durante gran parte del encuentro se jugó en territorio guerrero, hasta que Rubén Omar Romano quemó todos su cartuchos mandando a la cancha a Oribe “Cepillo” Peralta, quien le dio un rostro distinto al eje del ataque.

Tras anunciar cuatro minutos de tiempo agregado por parte del cuatro oficial, Santos seguía estando dentro de la semifinal, pero se necesitaba confirmar esto último.

Ingreso de Peralta quien se escabulló por el sector derecho para driblarse a dos defensas felinos, barrida de Jaime Durán sobre la humanidad de Oribe y Roberto García Orozco no dudó en marcar la pena Máxima.

El especialista desde los once pasos, Juan Pablo Chato Rodríguez ejecutó de manera magistral para poner las cosas definitivas y darle el pase asegurado a la semifinal a un Santos desangelado que tendrá que mejorar para derrotar a unas águilas de América que vienen de golear.