Los Estrategas: cuando se rompe el esquema

Tanto el equipo local como el visitante buscaron con orden y talento los tres puntos, mas el partido fue tan cerrado que tuvo que resolverse por una genialidad.



Este encuentro resultaba particularmente relevante para Santos en sus aspiraciones reales de conseguir un boleto a la liguilla, al enfrentarse con un rival de grupo y crecido equipo tras su excelente paso en el último tramo del torneo. Santos necesitaba una victoria para mantener latente tal posibilidad.

Como ya se ha podido notar en los encuentros dirigidos por el técnico Diego Martín Cocca, el mismo volvió a recurrir a un esquema con cuatro defensas, cuatro centrocampistas, y dos delanteros, contando en esta última línea con la presencia de un enganche; ello a causa de los dividendos obtenidos en sus últimos tres cotejos.

La defensa santista mostró suma solidez desde el arranque del encuentro

La primera línea fue ocupada nuevamente en la central por el lagunero Figueroa y el panameño Baloy, quien otorgó a su equipo una sobresaliente actuación convirtiéndose además en el artífice de la consecución de los tres puntos para la causa santista. Como laterales aparecieron Estrada y Morales, por derecha e izquierda, respectivamente, este último con mayor salida que el sinaloense.

El mediocampo fue ocupado en la zona de contención, recuperación y distribución por el capitán Rodríguez y el lagunero Salinas, quienes se han convertido en una excelente pareja dadas las características tácticas distintas de ambos, ya que el segundo realiza una labor de mayor proyección al ataque, asistido en múltiples ocasiones por las labores como escudo del tapatío.

Los volantes laterales laguneros tuvieron bastante actividad

Como volantes volvieron a participar por banda izquierda Cárdenas y por la derecha Ruiz, quienes debido a las rápidas transiciones de juego de ambos equipos (sobre todo del equipo local) desempeñaron su función de manera muy activa, viéndose asistidos por los hombres del centro del campo, además del enganche.

En la última línea se hizo patente un esquema sin la presencia de un centro delantero nominal y fáctico, teniendo al ecuatoriano Benítez moviéndose con libertad al frente, asistido un poco más atrás por el argentino Ludueña, realizando notorias labores de enganche, por quien pasó el balón en bastantes jugadas de carácter ofensivo.

Guadalajara contuvo todos los embates de Santos

Por su parte, el equipo local colocó en la defensa a los centrales Reynoso y Ponce y como laterales a los juveniles Esparza y de Luna, quienes fueron los encargados de contener los ataques del visitante, y pese a que Santos tuvo algunas llegadas de sumo peligro, si los defensas no lograron su cometido, el portero estuvo atento en todo momento.

En un medio campo bastante juvenil, el técnico Real colocó en el centro del mismo a Araujo y Báez, este último realizando labores de mayor salida en apoyo a sus delanteros principalmente. Por las bandas estuvieron Arellano, haciendo gala de una marcada velocidad en la conducción del balón, y Medina, que en algunos momentos del partido cambiaron de bandas por la inercia de ciertas jugadas.

Poco pudieron hacer Torres y de la Mora adelante

Adelante participó como centro delantero nominal y referente de su equipo el joven Torres, que pocas oportunidades tuvo de concretar al estar bien marcado por los centrales laguneros turnándose su marcaje; lo acompañó el también juvenil Fabián de la Mora, en busca de asistirlo además de intentar él mismo anotar.

Desde ambos banquillos, al realizarse los cambios en los minutos 69 y 87 para Guadalajara y, 68 y 88 para Santos, no se percibió la intención de los técnicos por buscar con afán los tres puntos, ya que fueron mínimas las modificaciones tácticas que se efectuaron dadas las características de los hombres que ingresaron.

Duelo de tácticas en los banquillos

Vale desde luego señalar que fue un partido tácticamente muy bien planteado, con bastantes llegadas de ambos equipos, pero defendiéndose con inteligencia y cerrándose los dos las posibilidades de marcar, hasta que una genialidad espontánea del panameño Baloy, casi al finalizar el cotejo, abrió el tanteador.

Fue así como estos dos estrategas movieron sus piezas durante los noventa minutos, dejando claro que el aspecto táctico es fundamental en el futbol moderno y cosechando los frutos de su trabajo. Santos volvió a conseguir tres puntos valiosos y Guadalajara vio frenado su gran paso en el cierre del torneo.

{jcomments on}