Santos supo explotar las bandas

En un partido plagado de goles, el equipo lagunero tuvo el dominio de las acciones aprovechando los espacios por bandas y su capacidad para anotar.




Después del empate conseguido en el Tecnológico de Monterrey, era fundamental para las aspiraciones de liguilla del equipo local conseguir los tres puntos, por lo que el técnico argentino optó por repetir el mismo esquema táctico que utilizó en dicho encuentro, empleando a los mismos once hombres en una formación 4-4-2.

Así, el sector defensivo fue ocupado de forma sobresaliente en la central por Baloy y Figueroa, consolidándose este último en esa zona, dada su poca participación durante la dirección técnica del anterior entrenador; por banda derecha apareció Estrada, quien tuvo poca llegada, limitándose a realizar labores meramente defensivas, y por la otra banda repitió Morales, sumándose constantemente al ataque.

El equipo poblano cedió la banda derecha

En la mitad del terreno, se notó una marcada solidez en el centro del campo con la participación del capitán Rodríguez y del lagunero Salinas, quien ha capitalizado las pocas oportunidades de juego con excelentes actuaciones. Por las bandas estuvieron Ruiz y Cárdenas, con destacada actividad de este jugador, participando en los dos primeros goles de su equipo.

Adelante, el técnico argentino mandó nuevamente al ataque a Peralta, quien tuvo que ser sustituido al minuto veintinueve por el ecuatoriano Benítez, lo cual modificó el esquema táctico al carecer Santos de un centro delantero nominal. Un poco más retrasado y moviéndose con suma libertad participó Ludueña, respondiendo a la confianza depositada en el con dos excelentes anotaciones.

Con las sustituciones se buscó sumar minutos de menores

La primera modificación del equipo lagunero resultó ser de carácter obligatorio por la imposibilidad del lagunero Peralta para continuar en el terreno, empero, en la segunda mitad ingresó Toledo, marcando un extraordinario gol de pierna izquierda, y González, quien tuvo poca participación al ser asistido en mínimas ocasiones por el medio campo integrado por Rodríguez y Toledo.

Cabe destacar que durante todo el encuentro, Santos evidenció las carencias defensivas del equipo poblano por las ambas bandas, puesto que los cuatro goles derivaron de un ataque efectuado precisamente por tales sectores del terreno, buscando siempre algún jugador desmarcado por el centro, como fueron Ludueña en dos ocasiones, Benítez y Toledo.

Puebla saltó a la cancha con mayores precauciones que intenciones de ofender

Desde la banca del equipo visitante, Eugui mostró cierta reserva para intentar buscar el triunfo en campo lagunero, preocupándose en primer término por la labor defensiva de su equipo, que en realidad nulos éxitos pudo conseguir, sufriendo en todo momento los embates de la ofensiva de su rival.

La defensa de los camoteros estuvo ocupada en la central por el uruguayo Acosta y el mexicano Brown, acompañados por Cercado y Rincón como laterales derecho e izquierdo respectivamente, preocupados sobremanera por defender estos últimos y con poca asistencia a sus volantes.

Castillo intentó atacar buscando constantemente la posesión del balón

El medio campo estuvo ocupado por Jiménez y Ayala en el centro del mismo, teniendo por bandas a Salinas y a Castillo, quien ha sido movido de posición para explotar sus habilidades para ofender, intentando durante todo el tiempo que permaneció en el terreno sumarse al ataque y hacer daño a Estrada, mas careció de concreción.
En la delantera el técnico uruguayo optó por incluir a dos delanteros mexicanos, caso de Martínez y de Padilla, quienes fueron asistidos en pocas ocasiones por su medio campo, generando mínimas acciones de peligro en la portería de Becerra, quien poca actividad tuvo durante todo el encuentro.

Cocca ha ido consolidando un cuadro, un estilo y un orden táctico

Con el transcurso de los partidos a su cargo, el técnico argentino ha mostrado notorias intenciones de buscar un orden táctico y dejando atrás el desequilibrio generado durante sus primeros partidos en el banquillo lagunero al incluir demasiados hombres de vocación ofensiva; ahora se observa mayor solidez defensiva y un ataque más elaborado, en donde han cobrado vital importancia los volantes por bandas.

Fue así como estos dos estrategas movieron sus piezas durante los noventa minutos, dejando claro que el aspecto táctico es fundamental en el futbol moderno y cosechando los frutos de su trabajo. Santos consiguió un triunfo valioso en sus aspiraciones por llegar a la liguilla y Puebla regresa a casa dolido a preparar su encuentro de fin de semana.

{jcomments on}