Con un estadio iluminado de verde, la afición vitoreó a los Guerreros

Una vez más en la presente campaña Santos Laguna disputó su encuentro este viernes y tanto el clima en la Comarca como su afición pusieron de su parte para que el encuentro se llevara a cabo satisfactoriamente.

Al tratarse de un partido que despierta intensidad entre las aficiones de ambos equipos, durante la semana hubo una reunión entre la directiva y los cuerpos policiacos para coordinar la seguridad de este encuentro.

Antes del inicio del partido se reportó un altercado entre los integrantes de la porra visitante, sin embargo el aparato de seguridad que se encontraba en el estadio tomó cartas en el asunto y el saldo fue de tres personas detenidas.

Por otra parte, como ya es costumbre en este tipo de encuentros la afición lagunera arribó desde tempranas horas al estadio, dejando ver una parcialidad verdiblanca al momento del silbatazo inicial.

Los seguidores santistas se aclimataron en el partido gracias al gol de Julio Fruch, provocando la celebración en la tribuna y los aplausos a las jugadas posteriores de los Guerreros.

Durante el segundo tiempo la afición aprovechó para realizar la tradicional ola, sin embargo la parte más emotiva llegó cuando al minuto treinta del segundo lapso los asistentes iluminaron el estadio con sus celulares en un tono verde. Mientras eso sucedía los Guerreros consiguieron una anotación que hizo estallar en júbilo al público, aunque finalmente el silbante anuló el tanto.

Los  22,887 aficionados que asistieron este viernes al Corona se pusieron al filo de la butaca cuando el árbitro revisó en el VAR una jugada apretada en el área de Santos, los fanáticos guerreros celebraron luego de determinarse que no existía pena máxima.

Al final la afición despidió a sus jugadores con un estadio iluminado y estos devolvieron el gesto con aplausos para los seguidores que también hicieron su partido.