No importa el rival, con su afición Santos es invencible en casa

Un Estadio Corona bañado por los rayos del sol recibió un partido que si bien se resiste a ser clásico, es innegable que despierta mucha pasión regional y como prueba las cientos de playeras felinas a lo largo de la tribuna. Así Santos y Tigres se enfrentaron en la Jornada 5 del Apertura 2018.

Antes de iniciar el encuentro se reportaron por lo menos dos intentos de agresión entre la afición de ambos equipos que afortunadamente no pasó a mayores.

La llamada “casa del dolor ajeno” se abarrotó desde el inicio del encuentro, naturalmente por la afición lagunera, sin embargo de a poco los elementos de seguridad iban ingresando a los fanáticos de Tigres que hicieron el viaje en 6 camiones desde la sultana del norte.

La afición Guerrera vibró con el gol de Furch, quien se llevó los aplausos de los fanáticos. También al finalizar el primer tiempo, Jonathan Rodríguez regaló su jersey a un sector de la afición.

Durante el segundo tiempo se vivieron las emociones más fuertes del encuentro, con el tanto de los Tigres que enmudeció a los de casa y los dos de Jonathan Rodríguez que los volvió a revitalizar para seguir animando a su equipo.

La afición reconoció a Jonathan Orozco por el penal atajado y ovacionó a Jonathan Rodríguez en su salida del encuentro. Asimismo el colombiano Déinner Quiñones se estrenó frente a su gente al entrar de cambio por Brian Lozano.

Al final los 24,741 espectadores se fueron felices de ganar este encuentro que aunque no sea clásico, a la afición lagunera le sabe bien la superioridad frente a los equipos regios.