La columna cara de Aarón Arguijo – “Para admirarse”

Confinados en el sótano del standing de la Zona Norte en la Liga Mexicana de Beisbol, permanecen los Algodoneros del Unión Laguna, notablemente disminuidos en su róster, atravesando muchas complicaciones para poder fabricar la materia prima con la que se ganan los juegos: carreras. La serie en casa ante los Tecolotes de los Dos Laredos significó el último gran golpe de la temporada contra un equipo que ha sido vapuleado con mayor violencia que Rocky Balboa en su pelea contra Iván Drago, la noticia fue el envío de Leuris Gómez hacia los Toros de Tijuana, en otro movimiento que no benefició en nada a los laguneros.

El descaro de los cambios de peloteros para perjudicar al equipo lagunero llegó al máximo durante este segundo torneo de 2018, sabiendo que desde el pasado diciembre advirtió Érik Arellano, uno de los propietarios del equipo, que el Unión Laguna iba a jugar con gran cantidad de novatos, lo cumplió. Muy común es hoy en día ver el Line Up de los Algodoneros y darse cuenta de que batea un novato y enseguida otro novato, seguido de otro novato y apuntalado por otro novato.

Con esto no quiero decir que los nóveles peloteros con los que cuenta el equipo Guinda, sean malos peloteros, todo lo contrario, son muchachos que están demostrando sus cualidades y forjándose de excelente forma un camino en el beisbol profesional. Desde Babe Ruth, Derek Jeter o Ted Williams, hasta “Chito” Ríos, Karim García o Héctor Espino, todos en algún momento de sus ilustres carreras, fueron novatos y aprovecharon la oportunidad para ganarse un lugar en el diamante, así están aprovechando sus oportunidades “los plebes”, como se les llama comúnmente a los novatos del Unión Laguna en el dug out Guinda.

Aún con el último lugar del standing y el peor bateo colectivo, poco o nada hay para reclamar a Ramón Orantes, su excelente cuerpo técnico y los peloteros del Unión Laguna, quienes han puesto alma, vida y corazón, además de muchísimo profesionalismo y amor al beisbol, cada vez que saltan al diamante. Siendo el equipo un “donador de órganos” para fortalecer a otras organizaciones, eso no les ha hecho desistir o salir a jugar con la cabeza baja, siguen siendo un conjunto de peleadores.

No se para ustedes, pero para mí el equipo, el que se presenta en el campo, es digno de admiración, le pelean a nóminas mucho más altas y prácticamente siempre salen en calidad de víctimas, pero nunca dejan de pelear, se tiran de cabeza por un elevado, dejan la piel en una barrida para alcanzar alguna base y le ponen intensidad a cada jugada, sin importar el marcador. Adquirieron el lema de “Nunca nos rendimos” y lo han reflejado a cabalidad en el terreno de juego, poniendo “en jaque” a los líderes de la Zona Norte.

Eso es una muestra perfecta del espíritu que nos caracteriza desde siempre a los laguneros, lo que tenemos impregnado en nuestro genoma, el no rendirse a pesar de las adversidades y los obstáculos, para lograr cosas tan grandiosas como de un desierto agreste y yermo, construir una región próspera, pujante y admirada a nivel nacional. La oficina local tampoco ha podido hacer mucho, atados de manos para seguir instrucciones irrebatibles. Los dueños, ellos no son laguneros y no sienten ningún arraigo ni interés, así de simple. Que tengan excelente fin de semana y recuerden disfrutar la vida, hasta que caiga el out 27.

Nota: Las columnas que se presentan en yodeportivo.com, son responsabilidad de sus autores y no reflejan la opinión periodística de este medio