Lagunero, forma parte de la Selección Mexicana de Taekwondo Infantil

A sus once años de edad, Miguel Ángel Almaraz Ochoa, es cinta negra segundo poom y forma parte de la Selección Nacional de Taekwondo Infantil y representará al país en competencias internacionales en Estados Unidos y Canadá.

Miguel comenzó la práctica de artes marciales cuando tenía cuatro años, y desde entonces entrena arduamente de dos a tres horas diarias sin descuidar sus estudios, pues cursa el quinto año de primaria en el Instituto Gómez Palacio y aunque a veces es complicado tener alto rendimiento en ambas actividades, no baja la guardia, ya que para él esta disciplina es una rutina necesaria donde intenta ser mejor cada día.

Luego de su primera concentración en el Comité Olímpico Mexicano (COM) viajó a las playas de Acapulco, Guerrero para participar en el Grand Slam G10, el cual fue realizado por la Federación Mexicana de Taekwondo y solo convocaron a los ocho mejores del ranking nacional de cada categoría.

Fue el 15 de julio, cuando Miguel viajó a la ciudad de México para concentrarse en el COM e iniciar con su preparación, la cual le fue muy difícil pero al final rindió resultados.

“Primero tuve mucho tiempo de entrenamiento, difícil porque tuve que entrenar más de dos meses de manera intensa para no tener problemas con el peso y tener resistencia para campeonato Nacional que fue en CNAR donde enfrenté a cuatro peleadores”.

El taekwondoín logró la presea dorada además de su pase para viajar con la Selección Nacional a las Islas Curazao, luego de imponerse frente a su contrincante en cada combate, siendo coacheado por su maestro Jonathan Salazar con quien ha entrenado en la escuela Ji Do Kwan ubicada en Gómez Palacio.

En la primera batalla derrotó a su rival de Sinaloa con una puntuación de 17-3 que lo colocó directo a semifinales, luego se enfrentó al exponente de Aguascalientes con el cual empató 6-6 para después vencerlo en el punto de oro, ganando su pase a la final.

En el duelo por la presea dorada, se enfrentó contra su rival de Jalisco, a quien antes había vencido en el selectivo nacional de la ciudad de México, por lo que repitió la dosis y los venció 6-1 para quedarse con el primer lugar.

Al ser campeón nacional infantil, realizó su primera concentración como seleccionado, en el Centro Deportivo Olímpico Mexicano (CDOM), donde recibió su primera invitación por parte de la Federación Mexicana de Taekwondo para formar parte del equipo que el próximo 16 de agosto viajará a Dallas, Texas, a un seminario de entrenamiento y un encuentro con la selección de Estados Unidos y Canadá.

Para Miguel sus padres, Mayra Ochoa y Miguel Almaraz, además de su hermana Mayliz Romina, son piezas importantes en su desarrollo deportivo y académico, ya que lo hacen sentirse contento y motivado al igual que sus maestros y compañeros que lo felicitan por su esfuerzo, sin embargo, el atleta asegura que aún le falta mucho para llegar a ser como sus ídolos.

“Me gusta lo que han logrado Carlos Navarro, María Espinoza y René Lizárraga, me gustaría llegar a ser como ellos y hasta superarlos, otra de mis metas es ser doctor, quisiera ser pediatra”.