“Seis se puede” gritó la afición en una tarde mágica

Afición Santos Tigres1
Afición Santos Tigres2
Afición Santos Tigres3
Afición Santos Tigres4
Afición Santos Tigres5
Afición Santos Tigres6
Afición Santos Tigres7
Afición Santos Tigres8
Afición Santos Tigres9
Afición Santos Tigres10
Afición Santos Tigres11
Afición Santos Tigres12
Afición Santos Tigres13
Afición Santos Tigres14
Afición Santos Tigres15
Afición Santos Tigres16

La afición santista comenzó a arribar al Estadio Corona una hora y media antes del inicio del encuentro, al igual que cerca de seis camiones que trasladaban aficionados felinos.

En la explanada del TSM se suscitó un altercado entre un pequeño grupo de aficionados de ambas escuadras, en donde la policía actúo a tiempo para controlar la situación, deteniendo a un seguidor de los Tigres.

Mucho color se veía en los aficionados santistas. Máscaras, penachos, banderas, sombreros verdiblancos y “hachas” con la leyenda “seis se puede” adornaban las vestimentas de los seguidores que rápidamente ocuparon sus lugares dentro del estadio.

La afición coreó a los Guerreros desde antes del pitazo inicial, demostrando su apoyo y unidad con el equipo y se intensificó en la celebración del gol de Osvaldo Martínez.

Un momento donde aficionados demostraron sana convivencia fue cuando un grupo de seguidores santistas abuchearon a un hombre que se paseaba por las gradas con la camiseta de Gignac, sin embargo este se lo tomó con humor y todo quedó en las risas de los que estaban alrededor.

La afición guerrera retumbaba el estadio cada que había un tiro de esquina, una jugada de tiro libre o aproximación de Santos con aplausos y gritos de aliento.

La hinchada felina que se dio cita en el Estadio Corona se hacía escuchar de vez en cuando en el partido, aunque inmediatamente era consumida por la rechifla de los espectadores laguneros.

Lluvia de cerveza, brincos, gritos de euforia y aplausos fue lo que se vio en la celebración por parte de la afición en el segundo gol de santos que le daba el pase momentáneo a semifinales.

26,442 espectadores se aferraron a la esperanza de ver a su equipo hacer la hazaña de pasar a semifinales con un resultado adverso y como en otras ocasiones, el Club Santos Laguna correspondió a su afición.