La columna cara de Aarón Arguijo – “El frío sótano”

Luego de que los Algodoneros del Unión Laguna ganaron una difícil serie disputada en casa de los campeones Toros de Tijuana, con previa serie ganada en casa ante los Tecolotes de los Dos Laredos, parecía que los vientos cambiaban para soplar a favor de la nave Guinda, pero el beisbol como el mar, es caprichoso y obliga a mantener la atención en todo momento, ofreciendo un cruel despertar al equipo lagunero al ser barrido en Monterrey a manos de unos explosivos Sultanes. Curiosamente, en esa serie los verdugos del Unión Laguna fueron Ricky Álvarez y Francisco Lugo, dos elementos que fueron consideradas las figuras del equipo lagunero durante la temporada anterior, pero que fueron a caer a Monterrey mediante las calamidades de cambios que debilitan a Laguna y sólo favorecen a los Leones de Yucatán, quienes obtuvieron a Luis Juárez y Walter Ibarra.

Posteriormente, Unión Laguna perdió la serie en casa ante los Saraperos de Saltillo, fallando terriblemente el pitcheo lagunero durante los 2 últimos juegos del compromiso en el estadio de la Revolución, a donde la (súper) fiel afición de la Comarca siguió asistiendo para apoyar a su equipo. Mayor mérito para los fanáticos laguneros al respaldar a los muchachos de Ramón Orantes, con todo y la cochinada de cambio que se realizó al mandar al lagunero Ricardo Serrano hacia Yucatán.

Erik y Juan José Arellano Hernández saben de beisbol, me consta, he platicado con ellos y además de ser duchos para sus negocios, “le saben” y son apasionados de la pelota, no me cabe duda entonces que se dieron cuenta de que le quitaron a Unión Laguna a su capitán y hombre insignia, más allá de sus números, Ricardo Serrano era el pelotero al que más ovacionaban los aficionados, por el simple hecho de ser lagunero, ni decir que estaba en la antesala de llegar a mil hits de por vida en la Liga Mexicana, un hecho que seguramente el pelotero, su familia y los aficionados querían festejar al verlo pegar ese imparable, vistiendo la camisola Guinda. Llevárselo de Torreón fue el tercer strike, luego de cambiar a los anteriores “consentidos” de la afición, Ricky Álvarez y Francisco Lugo. Buen fin de semana, y recuerden disfrutar la vida, hasta que caiga el out 27.

Nota: Las columnas que se presentan en yodeportivo.com, son responsabilidad de sus autores y no reflejan la opinión periodística de este medio