Nos enamoramos con la Jornada 7 de la Liga MX

“Goles son amores”, es una frase utilizada en el lenguaje popular futbolero. Esta cita se refiere a que el gol es el núcleo del futbol, lo que emociona al espectador, y por supuesto, da victorias o derrotas.

El gol es el síndrome de tristezas y felicidad, eso depende de quien los meta o los reciba. En esta doble jornada no fue la excepción, Djaniny Tavares enamoró a la Comarca Lagunera con un “Hat-Trick” perfecto, ese fenómeno que no muchas veces vemos.

El caboverdiano acarició la gloria y se pone como el flamante líder de goleo. Torreón fue acortejado por sus goles, regaló flores y una caja de chocolates convertidos en anotaciones; el León bajó las manos ante una máquina africana.

Mateus Uribe se disculpó de forma honorífica tras fallar el penalti en la pasada jornada ante los Tigres. El mediocampista se ganó a la afición, hizo en la fanaticada azulcrema olvidar aquel suceso. El América goleó, gusto y ganó. “La Triple G” en tiempos de exigencia y competencia.

Lucas Cavallini sorprende y ayuda a Puebla a seguir en un plan que lo cataloga como uno de los mejores equipos del Clausura 2018. De estar luchando en la parte baja de la tabla, está entre los mejores de la mano de su entrenador Enrique Meza.

Esta vez vencieron a Toluca de forma categórica dándole esperanza a La Franja de estar en la Fiesta Grande.

Del lado veracruzano, Diego Chávez vivió un momento inolvidable. Anotó los dos tantos que le quitaron el invicto a los Pumas y le dan un respiro en el torneo, donde luchan por mantener la categoría.

Rayados y Cruz Azul dieron espectáculo en el BBVA Bancomer. El intenso encuentro entre ambos arrojó un partido que quedó con un marcador empatado a dos goles.

El vecino, Tigres, viajó a Puebla para enfrentar a Lobos BUAP. Los actuales campeones fueron detenidos por Rafael Puente y sus pupilos; el juego terminó empatado sin anotaciones.

El dramatismo se hizo presente en La Corregidora. Querétaro iba ganando en la recta final dos goles por uno, y la figura de Alan Pulido llegó prácticamente en el tiempo de compensación para sacar un punto de la capital queretana.

Atlas y Necaxa también empataron. Los hidrocálidos sacaron una unidad del Jalisco tras parecer estar en la lona; Martín Barragán logró darle el gol del empate.

Los Tuzos del Pachuca llegaron a su segunda victoria consecutiva. Esta vez, vencieron a Club Tijuana en el Estadio Hidalgo. Ángelo Sagal al 21’ puso el primero de la noche.

En los últimos minutos del encuentro, Erick Gutiérrez esfumó todas las esperanzas fronterizas para empatar el partido. El joven mediocampista se hizo presente en el marcador y levanta la mano junto con su equipo para ser considerados serios aspirantes.