Día de Super Bowl LII

Llegó la hora. Este domingo 4 de febrero estaremos disfrutando del juego por el título de la NFL: Philadelphia Eagles vs New England Patriots. Podremos ver a un nuevo campeón de la NFL o la consolidación de una de las más grandes dinastías que hemos visto en este deporte.

Ambos equipos completaron una temporada brillante con marca de 13-3 y dos victorias más en la postemporada que les dejó campeones de las Conferencias Americana (AFC) y Nacional (NFC), respectivamente.

Los Patriots, que llegan por décima vez a la gran final en 32 temporadas, novena en las últimas 21, y la segunda consecutiva, parten como favoritos a revalidar el título y conseguir lo que seria su sexto trofeo Vince Lombardi, y en todos teniendo como estrellas a Tom Brady, de 40 años, y al entrenador en jefe Bill Belichick, de 65.

Ambos, con cinco títulos desde el 2002 (5-2), cuando ganaron el primero en Nueva Orleans -edición 36-, con el apoyo del millonario dueño del equipo, Robert Kraft, han construido la nueva dinastía del Siglo XXI (5-4) en la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL).

Desde que Belichick, ganador de siete Super Bowls, incluidos cinco con los Patriots, se hizo cargo del equipo (2000) y seleccionó a Brady (sexta ronda, número 199), ambos han batido todas las marcas en la historia de la NFL, y un triunfo más ante los Eagles los pondrá en la cima de la inmortalidad.

Belichick, el entrenador que nunca sonríe, pero que conoce mejor que nadie como sacarle lo mejor a todos los jugadores, buscará el domingo su octavo título del Super Bowl –dos como coordinador defensivo–, y Brady, el pasador de la eterna juventud, el sexto.

Enfrente tendrán a un rival como los Eagles, que llegan a su tercer Super Bowl en la historia del equipo, sin que hayan podido ganar todavía un solo título, y con Foles, reserva, dado que su gran estrella, el pasador Carson Wentz está lesionado desde el pasado diciembre, dos partidos antes que concluyiera la temporada regular.

A diferencia de Brady, Foles, un tejano de Austin, de 29 años, vivirá su primera experiencia en un Super Bowl, en un momento de su carrera cuando menos se lo esperaba, pero ahora todos confían que puede ser el jugador que les dé el primer título.

Tanto el dueño de los Eagles, Jeffrey Lurie, que decidió su fichaje, como el entrenador en jefe Doug Pederson, que hace su debut, están convencidos de que Foles nunca ha sido un pasador reserva y si juega ante los Patriots como lo hizo en los dos últimos partidos frente a los Falcons de Atlanta y los Vikings de Minnesota, el trofeo Vince Lombardi viajará a Filadelfia.

El que no pudieron lograr en 1981 (XV), su primera visita al Super Bowl, disputado en el Superdome de Nueva Orleans, que perdieron por 27-10 ante los Raiders de Oakland, ni en el 2005 (XXXIX), cuando sucumbieron por 24-21 ante los propios Patriots con Belichick y Brady de verdugos.