Columnas YD

The Last Round con Wendy Arellano

Julio César Chávez, el más grande peleador mexicano

Comencé a mostrar gusto por el boxeo a temprana edad, en algunas ocasiones mi padre solía relatarme innumerables combates donde figuras como Guadalupe Pintor, José Luis “El zurdo” Ramírez y el “Maromero” Páez eran protagonistas, pero de entre todas sus anécdotas había una que narraba con prolijo detalle: La pelea del “Azabache” Martínez y Julio César Chávez “¡Ese fue un peleononon! ¡N´ombreee Julio se fajaba! ¡Y la pelea con Meldrick Taylor! Iba perdiendo Julio, nomás que lo alcanzó a conectar en el último round y el referee la paró por Nocaut técnico”.

Luego que mi padre me contará sobre aquellas peleas, me di a la tarea de buscar videos en internet y me maraville con su estilo frontal de pelea, siempre yendo hacia enfrente, sin importarle recibir con tal de conectar, su tolerancia al castigo que en numerables ocasiones fue muestra de admiración tal fue el caso de Roger Mayweather quien tras su enfrentamiento con Chávez dijo haberse sorprendido por el aguante del peleador “Tenía un mandíbula muy resistente nadie logró conmoverlo en sus mejores tiempos”- Don King. El César sorprendiendo en varias ocasiones a sus rivales con su característico gancho al hígado, dejándolos en la lona por la contundencia de todos sus golpes “Chávez nunca iba para atrás , iba siempre para delante, se metía al golpeo en corto y ahí castigaba al rival con ganchos al hígado salvajes, hasta que los bajaba y los terminaba” – José Sulaimán Presidente del Consejo Mundial de Boxeo.

Pero el 17 de marzo de 1990, las Vegas fueron testigos de la pelea más dramática en la carrera del César, en un combate para la unificación de dos cinturones en las 140 libras, donde el campeón olímpico Meldrick Taylor tenía el título por parte de la Federación Internacional de Boxeo y Chávez el de la CMB. Tras 11 rounds todo parecía inclinarse a la esquina del norteamericano, pero no fue hasta el doceavo y último round, que Chávez sorprendiera a Taylor con un cruzado de derecha que lo llevó a la lona, obligando al referee a parar la pelea, faltando escasos segundos para que sonara la campana.

Richard Steel quien era referee de ese combate dijo que al ver a los ojos Taylor supo que debía parar la pelea “Él cometió un error y lo prendieron, Chávez conectó una derecha mortal y como dije antes: No hay pelea que valga la vida de un hombre”.

Chávez incursionó en el deporte de los puños en una época donde figuras como Sugar Ray Leonard y Mike Tayson eran la elite del boxeo mundial, sin embargo más tarde ellos mismos reconocerían a Julio como uno de los mejores del mundo:

“Julio era un luchador magnífico y un guerrero, un técnico. Me impresionó por el modo en el que podía vencer a su contrincante, era un especialista con los golpes al cuerpo “el body punch” , su expresión de la cara era la misma, no podías leerlo, no podías saber si estaba cansado ó frustrado. Siempre guardaba la misma mirada. esa es una señal de grandeza, es señal de un gran peleador”.

–Sugar Ray Leonard

“Es el más grande peleador de nuestra generación, nadie tenia su récord, tu sabes nadie lo ha derrotado en 95 peleas. Nosotros vimos cada una de sus peleas. El esta entre los 5 mejores de todos los tiempos”.

– Mike Tyson

El peleador mexicano no sólo fue reconocido por las grandes figuras del deporte nacional e internacional, el mismo Manny Pacquiao dijo que era uno de sus peleadores favoritos y una inspiración en su carrera, “Cuando inicié en el boxeo en 1992, yo tenia muchísimos VHS de las peleas de Julio César Chávez, él es mi ídolo”. Así mismo el boxeador estadounidense considerado el mejor de todos los tiempos Muhammad Ali, visitó a Chávez en una de sus preparaciones y le dijo que no podría pelear con él porque era demasiado bueno.

De la misma forma el estrafalario promotor estadounidense Don King, reconoció la grandeza del boxeador mexicano “Julio es por mucho, uno de los mejores boxeadores en el mundo, el tomó la fuerza de los mexicanos y eso me hizo amarlo mucho más. Era un gran atleta, un gran peleador y gran ser humano”.

Chávez también fue conocido por la potencia de sus golpes y la contundencia de su famoso gancho al hígado “Yo nunca vi a un peleador que manejara el golpe curvo de la forma que Julio César , la mayoría tira rectos, dudo que Ramón Félix se lo haya enseñado, esto eran cualidades volitivas, cualidades naturales que él ya traía” – Alfonso Morales Comentarista

Tras conseguir su tercera corona mundial al derrotar al noqueador norteamericano Roger Mayweather, la noche del 13 de mayo de 1989 y luego de vencer al Portorriqueño “Macho” Camacho en 1992, en las Vegas, Nevada. Él entonces presidente Carlos Salinas de Gortari exigió a televisa que la pelea de Chávez en el Estadio Azteca fuera transmitida en televisión abierta, los aficionados abarrotaron el lugar, rompiendo récord mundial, al ser el evento boxístico con más asistencia en la historia, donde más 130 mil personas se dieron cita al recinto, para recibir a Chávez y a su rival el estadounidense Greg Haugen.

Luego de conseguir más de cien victorias al hilo, ser protagonista de más de 40 peleas titulares y con 4 campeonatos, Chávez no tenía nada que demostrar al mundo, sin embargo el 6 de junio de 1996, Julio Cesar protagonizó su última pelea en el Thomas & Mack Center en las Vegas, Nevada. Lugar donde años atrás había alcanzado la gloria y que ahora sería testigo de su retiro, luego de ser derrotado por segunda ocasión por el joven pugilista Oscar de la Hoya.

Ciudad Obregón, Sonora. Sería testigo del nacimiento de un campeón y una leyenda del boxeo mexicano, pero el paso del tiempo no borraría de nuestra cabeza el legado boxístico que aún permanece en nuestra memoria adherido e impregnado del mismo modo que la cinta roja que el boxeador portaba en la cabeza y que acompaño a Julio en innumerables peleas, luego de que comenzara a usarlo en el enfrentamiento con el portorriqueño Edwin “El Chapo” Rosario, simbólicamente el listón rojo representa una forma de mantener al boxeador en nuestra mente con las letras del nombre de una figura emblemática grabada sobre ella: Julio César Chávez.

Nota: Las columnas que se presentan en yodeportivo.com, son responsabilidad de sus autores y no reflejan la opinión periodística de este medio

Más Leído

To Top