Aarón Arguijo

La columna cara de Aarón Arguijo

Terminó el sueño vaquero

De golpe y porrazo, sin avisar y al parecer demasiado pronto acabó para Vaqueros Laguna la aventura denominada 2016. Los Sultanes de Monterrey no tuvieron misericordia y en sólo 4 confrontaciones dejaron fuera del camino a las huestes de Daniel Fernández, quienes ofrecieron pelea solamente en el juego número 4, con pitcheo de Salvador Valdez, a quien terminó perjudicando un llamado cuestionable del ampáyer de home.

Ojo, no estoy diciendo que por un solo pitcheo perdió Vaqueros la serie o ese cuarto juego, obviamente los regios dieron los batazos y en eso nada tuvieron qué ver los árbitros, como llaman en Cuba y República Dominicana a los hombres de azul. Lo que sí estoy diciendo es que el Beisbol es un juego tan maravilloso y exacto, que tiene la posibilidad de cambiar toda la perspectiva de un juego entero, sólo por una decisión de entre todas las que debe tomar un ampáyer, que son centenares durante un solo juego.

Eso nos habla de lo complicada que puede llegar a ser la labor de los ampáyeres, que en México siguen en plena renovación generacional y que, al menos a mi gusto, sí van progresando para bien, aunque lentamente. El conteo en cuestión hubiera significado ponche y el tercer out para que Valdez colgara el cero, pero en cambio mantuvo viva la ofensiva regia que terminó por generar las 2 únicas carreras del juego.

En fin, lamentarse por un solo pitcheo no es para quien verdaderamente ama y entiende aunque sea un poco a su majestad el Beisbol, por lo que en el análisis se pueden detectar los factores que condenaron a Laguna a la eliminación. La principal fue el pitcheo abridor, solamente Valdez pudo cumplir con una salida de calidad, para colmo de los naranjas, a Jeremy Horst se le suspendió el juego por lluvia, aunque ya se había metido en problemas.

También influyó la mala defensiva jugada por Laguna, quizá los peloteros se presionaron, lo cierto es que difícilmente lograban alguna jugada de doble play. Por último, el bateo, con la pólvora mojada, sin punch. Ricky Álvarez fue silenciado, mientras que sus compañeros abanicaban la brisa demasiadas ocasiones, para ejemplo los 2 primeros juegos en Monterrey, donde de los 54 outs que consiguieron los Sultanes, 27 fueron por la vía del ponche.

Ahora queda esperar por la próxima temporada en La Laguna, en la que los Vaqueros regresarán ya con el nombre “Vaqueros del Unión Laguna” y con nuevos colores de batalla. Por lo pronto viene la acción en la Liga Mayor de La Laguna y el panorama luce bien interesante, de eso comentaremos en la próxima entrega. Buen y patriótico fin de semana, recuerden disfrutar la vida, hasta que caiga el out 27.

Nota: Las columnas que se presentan en yodeportivo.com, son responsabilidad de sus autores y no reflejan la opinión periodística de este medio

Más Leído

To Top